miércoles, 15 de octubre de 2008

















TEMA:
En la actualidad, a la que hoy llamamos posmodernismo, el ser humano se ha visto enfrentado a diferentes cambios, los cuales en su mayoría han afectado su comportamiento; su manera de ver el mundo se ha visto limitada a un colectivo que al igual que él, se encuentran en constante devenir. Es posible pretender que nada pasa, pero la realidad, poco evidente, muestra que el ser humano se encuentra en un dilema existencial.
Sin embargo, cada cambio trae consigo infinidad de caracteres que muchas veces son difíciles de introducir en nuestra vida, llegando al punto que por tanta información que debemos procesar tal pareciera que nuestro cuerpo y mente no diera más. Así que nos enfrentamos contra una maquinaria, que olvida que somos más que una simple herramienta para lograr un servicio.
Desde mucho tiempo atrás, y de ello no cabe duda alguna, quienes decidieron no vivir en función de esos cambios a los que nos fuimos sometiendo, optaron por diferentes estilos de vida, que si bien revisamos, descubrimos en ellos que lo más importante es sentir que estamos vivos, felices, en paz, tranquilidad y armonía. Ahora, hay una infinidad de elementos y métodos por los cuales podemos olvidar por momentos la mecánica y el cansancio en que vivimos. Muchos de estos métodos se llaman terapias, y de las cuales se oye, se ve y se dice bastante actualmente; podemos empezar desde la aroma terapia y terminar con la hidroterapia, pero la realidad es que hay infinidad de terapias como estrellas en el cielo, sin las cuales nuestro hombre actual no podría hallar felicidad, relajarse, olvidarse por un momento de la ordinario y hallar respuesta a su angustia existencial.
Debido al ritmo acelerado de la vida moderna, las personas de las grandes ciudades viven en un estado de estrés constante. Esto ha generado una fuerte demanda por servicios terapéuticos encaminados a reducir estas situaciones como la creación de todo tipo de masajes y terapias corporales. La meditación budista por ejemplo, es una disciplina que ha tenido una respetable acogida dentro del mundo occidental, y esta parece cada día afianzarse de forma más permanente dentro de cada individuo, hasta el punto de hacerla parte de la vida diaria; ahora, este interés nos lleva a pensar: ¿cuál es el aporte de la meditación budista como terapia en la vida del hombre occidental?
OBJETIVOS:
Objetivo general:
Conocer los aportes de la meditación budista al ser humano, para ser escogida por él como terapia en la actualidad, con la cual busca encontrar la respuesta al origen de su angustia existencial.
Objetivos específicos:
1. Indagar los principios de la meditación budista, para conseguir información de la historia de este tipo de religión desde su inicio.
2. Encontrar los estudios realizados por parte de la ciencia sobre esta práctica ancestral que destaquen la contribución actual de esta terapia en favor del ser humano.
METODOLOGIA:
1. A través de la Web recogeré información de artículos y páginas virtuales vinculadas al budismo y sus prácticas; adicionalmente por medio de Youtube buscare videos en los que encuentre la manera en que se practica la meditación budista.

2. Por medio de artículos de prensa virtuales y lecturas de tipo científico, obtendré información sobre investigaciones relacionadas entre la ciencia y la meditación budista que me permitan conocer las contribuciones de esta última a la vida del ser humano.
RESULTADOS:
Con esta investigación deseo encontrar y dar a conocer los aportes de la meditación a la vida del ser humano como una de las prácticas que permite la búsqueda de la felicidad y da respuesta al interrogante de su preocupación existencial.

Además, pretendo obtener como resultado a través de la terapia con meditación, que no es solo este el camino para hallar un equilibrio emocional, sino que es solo una de las alternativas que existen actualmente para lograr el equilibrio mente-cuerpo que prácticamente buscamos en el día a día.

No hay comentarios: